jueves, 28 de agosto de 2014

El año más duro de sequía golpea a la agricultura yeclana

Desde IU-Verdes instamos al Gobierno a que aplique rebajas de impuestos, ayudas y líneas de crédito especiales para los afectados


El presente año hidrológico está siendo extremadamente seco.  Es más, no vivíamos una situación tan dramática en cuanto a escasez de lluvias desde el año 1941. En los últimos siete meses, apenas han caído en la Región de Murcia 77 litros de media por metro cuadrado, mientras que en los últimos cinco años esa media se elevaba hasta los 231 litros por metro cuadrado. Aun así, en Yecla la situación es todavía más dramática, pues este año solo llevamos 58 litros de media por metro cuadrado y hace casi 60 días que no se registran precipitaciones relevantes, según indican las estaciones meteorológicas locales.

De las 64.000 hectáreas que hay plantadas de almendro en la Región de Murcia, más de 30.000 se encuentran muy afectadas por esta brutal  sequía. De hecho, se calcula que en torno a cuatro millones de árboles ya se han secado, mientras que en el resto se ha perdido la cosecha. De no llover en los próximos meses se continuarán secando los almendros en la mayoría de las zonas de secano, ya que ahí no pueden regarse.

Según señala la Consejería de Agricultura, en nuestro municipio existen actualmente 2.157 hectáreas cultivadas de almendro en secano, más 2.238 de olivo y  4.092 de viñedos. A estas superficies tenemos que añadirles las 5.502 hectáreas de cereales. En resumen 14.000 hectáreas que están sufriendo terriblemente la escasez de lluvia, con el riesgo incluso del posible arranque y muerte de las plantas.

La cosecha en almendras y cereales de secano se ha perdido prácticamente y  la de olivo está muy afectada. Además del grave problema económico que supone para los agricultores, también afectará negativamente a la ganadería; en el caso de la extensiva, por no contar con pastos y en el caso de las granjas de ganadería intensiva por el aumento de precios en la alimentación a causa de la escasez de cereales.

Además es necesario indicar que las sequías que padece España son cada vez “más intensas y tienen mayor duración”, según un estudio de 2013 del CSIC, en el que se analizó la evolución de los déficits hídricos en la Península Ibérica entre 1945 y 2005. De las 187 cuencas de drenaje estudiadas por el CSIC, las sequías más intensas y de mayor duración (por encima de los cinco años) se concentraron en el centro y el sur peninsular, concretamente en el Tajo, el Júcar, el Guadiana y el Guadalquivir.

El informe revela que en el centro y el sur de España la duración de las sequías se ha incrementado desde los 15 meses de déficit hídrico continuado, en los primeros años analizados, hasta los más de 60 meses en el caso del período más seco en los años 90. Las sequías moderadas atacan cada vez a una superficie mayor, mientras que las sequías extremas han mantenido un perímetro de afección relativamente constante.

Ante esta grave y extrema situación, desde Izquierda Unida pedimos al gobierno de la nación que actúe y que articule políticas de emergencia, por ello proponemos al pleno de Yecla a que inste al gobierno del Estado a que apruebe y ponga en funcionamiento un decreto nacional de sequía que permita aplicar en las zonas de cultivos de secano y en la ganadería en general rebajas de impuesto, líneas de crédito especiales y todas las ayudas que legalmente puedan establecerse.

Asimismo, creemos que el Pleno de Yecla tiene que solicitar al Consejo de Gobierno de la Región de Murcia un estudio exhaustivo de las pérdidas ocasionadas en los cultivos de secano por esta extrema sequía y exigirle que reclame al Gobierno de España los fondos europeos necesarios para poner en marcha mecanismos de ayuda a la población más afectada.

Por último, exigimos a la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia a que cree un Observatorio de la Sequía conformado ya no solo por la Administración, sino por las diferentes universidades y centros de investigación de la Región, así como por el sector productivo agrario. En este Observatorio deberán discutirse y financiarse medidas globales para la prevención de los futuros daños de la sequía (mediante el desarrollo de nuevas variedades más resistentes), así como la creación de una comisión permanente de seguimiento de esta sequía y de las que, por desgracia, parece que seguirán llegando en los próximos años. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario